En esta época los ciberdelincuentes se aprovechan de nuestro espíritu navideño para llamar la atención a través de juegos, videos y correos electrónicos con tarjetas de felicitaciones que aparentan ser inocentes. Sin embargo, la realidad puede ser muy distinta.