En nuestra historia real de hoy os contamos qué le ocurrió a Diego, cuyo intento de alquilar un piso a través de una plataforma de compraventa junto a su grupo de amigos, les salió muy caro: fueron víctimas de una estafa.