El firewall de Windows permite proteger el equipo de software malicioso o atacantes que intenten conectarse al equipo del usuario de forma remota. Permite además establecer reglas para indicar qué conexiones se deben aceptar y cuáles denegar en caso de que se quieran crear excepciones al comportamiento habitual.

Enlaces de interés: