La red Tor protege la navegación a través de Internet mediante el uso de múltiples servidores anónimos dentro de una red distribuida a lo largo de todo el mundo. De esta manera, la red Tor impide que alguien monitorice las páginas web visitadas o el lugar desde dónde estás realizando la navegación.