Al protagonista de nuestra historia real de hoy, Pablo, la necesidad de comprar un coche estuvo a punto de jugarle una mala pasada. Cuando compremos por Internet hay que prestar atención y revisar todos los detalles para evitar riesgos.