Cuando oímos hablar sobre el Internet de las Cosas, solemos pensar en una casa inteligente o en un robot que realiza una determinada tarea, pero este concepto es mucho más amplio.