El día que Carlos perdió 50 euros virtuales comprando aquella espada

Imagen en la que se ve lo que vale comprar una espada virtual de un juego

Carlos ya no sabía cómo pasarse esa pantalla. Aquel personaje era imposible de derrotar. Lo había intentado todo: atacar con varios de sus personajes, utilizar diferentes magias para confundir a su adversario e incluso se había aliado con otros jugadores.

Pero nada había conseguido derribar a ese troll que debía medir tres metros y medio. Cada vez que le golpeaba con su garrote, el personaje de Carlos caía al suelo.

Pero Carlos al fin encontró la solución. Había leído en una web que utilizando la espada “Guardiana de los Secretos” podría vencer fácilmente al troll. El problema que tenía Carlos es que esa espada no era fácil de conseguir, pero encontró un foro donde un usuario vendía su espada.

Emocionado, negoció lo que a él le parecía un buen precio: 50 monedas virtuales a cambio de la espada. El trato consistía en que Carlos debía “donar” las 50 monedas al otro jugador y éste le regalaba la espada. Carlos pagó sus 50 monedas pero la espada no acababa de llegar… Preguntó al otro jugador si había tenido algún problema y éste no respondió. Tras investigar a ese jugador, descubrió que no era la primera vez que hacía la misma “jugada”. Carlos se quedó sin espada y sin sus preciadas 50 monedas.

 

Los juegos online no son peligrosos por sí mismos, sin embargo, los ciberdelincuentes han encontrado en las plataformas online métodos para aprovecharse de los jugadores y obtener beneficios.

 


 

Robos de cuentas de usuario

Las cuentas de usuario de los juegos no son diferentes de las de otros servicios: están formadas por un nombre de usuario, conocido como nick o nickname, y una contraseña. Además, algunas incluyen también datos personales como el nombre, sexo, edad, número de cuenta bancaria, etc.

Para asegurar estas cuentas debemos hacer lo mismo que en cualquier otro servicio:

  • No compartir la clave con otras personas.
  • Utilizar una clave robusta y segura. Por ejemplo, una longitud mínima de 8 caracteres, y que además contenga mayúsculas, minúsculas, números y signos.
  • No utilizar las mismas claves en diferentes servicios y juegos.

Debemos saber que los atacantes intentan apropiarse de nuestras cuentas utilizando correos falsos. Una plataforma de juego nunca nos pedirá nuestra clave de acceso por mensaje o correo electrónico. Si tenemos dudas, lo mejor es contactar con el servicio técnico del juego por otra vía, para corroborar si un determinado mensaje es auténtico o no.

Ejemplo de un mensaje enviado por la plataforma de un juego

En la imagen podemos ver cómo un atacante intenta engañar a un usuario para que le envíe su usuario y contraseña haciéndose pasar por los creadores del juego.

 

Robo de dinero virtual

Al igual que el juego al que estaba jugando Carlos, muchos de los juegos actuales disponen de monedas virtuales, que se utilizan para comprar objetos dentro del juego, aumentar las habilidades de los personajes o avanzar.

Pero no sólo se utilizan monedas virtuales para comprar objetos del juego. En cierto tipo de juegos, conseguir algunos objetos supone un esfuerzo considerable, a veces resulta casi imposible (puede llevarnos meses jugando, o necesitar mucha suerte para conseguirlos).

Existen foros ajenos al juego, tiendas online especializadas, o incluso a través del chat, donde se pueden comprar este tipo de artículos del juego a cambio dinero real.  

Es importante tener especial cuidado en estas situaciones, ya que estamos realizando un pago a otra persona que no conocemos, mediante una transferencia bancaria o facilitando los datos de la tarjeta de crédito. Para estos casos aparte de extremar las precauciones, debemos elegir un método de pago que sea seguro, como por ejemplo PayPal.

Hay gente que se ofrece incluso a “jugar por nosotros” para subirnos los niveles de nuestros personajes en poco tiempo. Debemos tener en cuenta que en estos casos facilitamos nuestras credenciales de acceso a un extraño que podría robarnos la cuenta o, en el peor de los casos, gastar dinero real, si nuestra cuenta está asociada a una cuenta bancaria.

Cuando queremos adquirir algún tipo de objeto en algún juego, debemos asegurarnos que se trata de un sitio fiable, y hacer intercambios sólo con jugadores que tengan buena reputación, ya que podríamos estar siendo víctima de un fraude.

 

Uso de software no original

Algunos jugadores utilizan unos programas llamados cracks para jugar a juegos comerciales sin pagar por ellos. Sin embargo, los delincuentes han aprovechado para “colar” dentro de ellos software malicioso que infecta los equipos.

Estos virus pueden utilizar nuestro equipo para lanzar ataques contra otros sistemas sin nuestro conocimiento, para espiarnos o para obtener el usuario y la contraseña de nuestras cuentas bancarias y servicios. Para reducir este riesgo de infección debemos obtener los juegos mediante canales oficiales.

 

Acoso

Otro de los potenciales problemas de los juegos online es el acoso o extorsión. Actualmente, la mayoría de los juegos disponen de foros o sistemas de mensajería integrados que usuarios malintencionados utilizan para entrar en contacto con otros jugadores, poniendo como excusa cualquier duda sobre el juego. A través de estos se ganan su confianza.

En los casos de extorsión, el objetivo del ciberdelincuente es apoderarse de la cuenta de un usuario para luego solicitar un rescate económico por la devolución de la misma.

 

No facilites información personal a jugadores que no conozcas. No sabes realmente con quién estás hablando.

 

Bulos

Los ciberdelincuentes también buscan en ocasiones hacer daño, sobre todo mediante los llamados hoax o bulos. Su objetivo es aprovecharse de nuestro desconocimiento para provocar algún daño. Por ejemplo, un manual en Internet puede parecer que explica cómo desbloquear nuestra consola, cuando al hacerlo estamos sin saberlo provocando un daño en nuestro equipo.

Hay páginas en Internet donde podemos encontrar recopilaciones de los hoaxes más frecuentes que circulan por la red, para poder contrastar su veracidad o no. Debemos eliminarlos y no contribuir a su difusión.

 

Suscripción a servicios SMS Premium

Sabiendo de la dificultad que tiene en algunos juegos conseguir determinados objetos, los ciberdelincuentes intentan engañar a los jugadores para que enviemos un mensaje de texto y facilitemos nuestro número de teléfono a cambio de un valioso ítem.

En realidad lo que hacen es suscribirnos a una cuenta de servicios SMS Premium sin nuestro consentimiento para obtener beneficio económico.

Debemos tener cuidado y no facilitar nuestro teléfono ni enviar mensajes de texto a números desconocidos. Si finalmente nos hemos suscrito a un servicio de SMS Premium, lo recomendable es darse de baja lo antes posible y realizar una reclamación ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones.

 

Consejos finales

  • Cuida tu clave del juego. No la compartas con otras personas, utiliza una clave robusta y no la utilices en otros servicios.
  • Cuidado al comprar objetos. Revisa la reputación del vendedor y protege tu cuenta si tiene datos económicos.
  • Utiliza software original. Muchos juegos pirateados están infectados por virus.
  • No proporciones datos personales a jugadores desconocidos.
  • Protege siempre tu ordenador o dispositivo desde donde accedes a los juegos online. Ten instalado un buen antivirus y mantenlo actualizado.
  • No modifiques el sistema operativo de las consolas ni desactives las restricciones del fabricante. Esto elimina sus medidas de protección y las convierte en más vulnerables frente al malware.
  • Cuidado con las notificaciones recibidas donde nos soliciten nuestro usuario y contraseña
  • Descarga los juegos solo en los sitios oficiales. Los sitios no oficiales son un peligro para la seguridad de los jugadores.
  • Elige siempre un método de pago seguro. No introduzcas el número de tarjeta de crédito ni facilites tus datos bancarios si no es estrictamente necesario.
  • Como siempre, no te creas todo lo que leas y aplica el sentido común.

 

Contenidos relacionados