A la hora de utilizar un servicio en Internet, puede darse la circunstancia en la que haya que certificar un contenido, de tal forma, que su existencia no pueda ser refutada. Para ello utilizaremos los testigos online.
Tener el smartphone a la última en lo que a aplicaciones se refiere se ha convertido en una moda seguida por muchos usuarios, pero esta tendencia puede poner en riesgo nuestra privacidad.