Desde siempre han existido las noticias falsas, aunque su forma de difusión, gracias a la inmediatez que proporciona Internet y las redes sociales, ha cambiado. Lo que antes tardaba tiempo en propagarse, ahora necesita sólo unos minutos para hacerse viral.