Que las aplicaciones “top” modifiquen la condiciones de uso no es novedad, pero que el usuario decida si permite ese cambio o lo rechaza, eso si lo es, y además podría marcar el camino a seguir, aunque no es probable.