Los pagos denominados en inglés contactless o sin contacto se han convertido en el sistema de pago más utilizado en España, ya sea a través de las tarjetas de crédito/débito tradicionales o de una aplicación en el móvil.