Tienes que ser consciente de que cuando realizas una foto, por ejemplo, de una reunión de amigos, una cena o un selfie, puedes estar plasmando en una imagen mucha más información de la que piensas o quisieras en un principio.