Si entras a Internet a menudo y te has registrado recientemente en alguna página web o servicio, lo más probable es que hayas visto la posibilidad de registrarte utilizando tu cuenta de Google, Facebook, Twitter o incluso la de Apple o Microsoft, entre otras opciones. En este artículo abordaremos este tema, analizando sus ventajas y desventajas.