Sigrid, la protagonista de esta historia real es una usuaria muy activa en Internet. Compras online, redes sociales, contenidos en streaming forman parte de su actividad cotidiana, pero lo que no sabía es que estas actividades no eran las únicas que se realizaban desde su ordenador.