Acceder a lugares restringidos, al metro o recibir publicidad personalizada mediante el uso del reconocimiento facial o el iris del ojo puede parecernos cosa de película o ciencia ficción, pero estas tecnologías se encuentran entre nosotros desde hace unos años y algunas ya las utilizamos en nuestro día a día.