El correo electrónico además de una herramienta para el intercambio de mensajes y ficheros, sigue siendo una de las principales vías de infección por virus y malware, así como el elemento en la que se establece un primer contacto para intentar perpetrar multitud de fraudes. Desde la OSI vamos a informarte de las principales tendencias de correos maliciosos para que estés prevenido frente a este tipo de riesgo.