A pesar de que el usuario cada vez invierte más en dispositivos de última generación, suele olvidar informarse y concienciarse sobre los riesgos asociados a su uso. Por ello, puede convertirse en un objetivo prioritario para los ciberdelincuentes, que mediante técnicas de ingeniería social, intentan obtener información privada y confidencial.